Me equivoqué

ACTUÉ COMO UNA LOCA Y RECIÉN AHORA LO ENTIENDO.

Hace ya varios meses conocí a un chico. Pasamos el tránsito usual de agregarnos mutuamente al msn y facebook (pase obligatorio en estos tiempos para cualquier historia pseudo romántica on-line) y luego de hablar por unos meses, familiarizarnos uno con el otro y etcéteras, pasamos a conocernos personalmente. Fue una sola vez, un par de horas en un café conocido. Yo pensé que ese encuentro iba a ser el primero de muchos, pero luego me decepcioné mucho al comprobar que las cosas no seguían con el plan que yo había trazado en mi cabeza. De forma cortante y determinante decidí eliminarlo de mis redes sociales y de paso, ponerme el cartel de loca de mierda.

Digo loca de mierda porque después de analizar la situación, no merecía que me la tomara tan en serio y arremetiera con todo contra ese chico que se preguntó un par de semanas qué carajo me pasaba por la cabeza.

Al principio estaba muy segura de mi decisión. Según yo, él me había avergonzado porque yo había asumido que habíamos comenzado a salir cuando él en un momento me aclaró que no estábamos saliendo, y encima de todo, me comenzó ha hablar de sus amores imposibles con fulanita y menganita, como si yo fuera su pata, cuando en verdad yo quería ser su novia.

Todo eso lo junté y lo usé para darme valor y eliminarlo, en pro de sacarme de encima viejas taras y traumas del pasado con uno que otro perdedor al que se me ocurrió darle bola. Probablemente me la agarré con él porque todavía seguía pensando ilusamente en otro tipo al que yo había asociado con él inmediatamente y como no podía eliminarlo o sacarlo de mi vida -por cobardía y estupidez- dirigí mis dardos venenosos hacia él.

Ahora que ya pasó un tiempo de eso, me queda aprender una cosa muy importante: A la gente hay que darle espacio para que tome cartas en el asunto. Ya había escuchado por ahí que los hombres le dan mil vueltas a las cosas antes de poder finalmente hacerlas, que toman valor, que esperan a que uno le de señales de aceptación (a veces bastante obvias) y que difícilmente una va a conocer a un tipo de 20 y tantos que sea tan seguro de sí mismo que simplemente venga y te mueva el piso. Hay que tenerles paciencia y eso me ha faltado en las relaciones que he tenido últimamente.

Quizás si le hubiera dado espacio a este chico hubiera pasado algo entre los dos, pero seguí mis impulsos idiotas y me jodí un buen tiempo en que quizás nuestra relación hubiera avanzado. No sé. Quizás no hubiera pasado nada, pero nunca lo sabré por una decisión basada en cosas que no tenían nada que ver con él, sino con otro tipejo que ya no me interesa ver nunca más.

Lo sabio de mi parte hubiera sido dejarlo ahi, bajar las revoluciones y ver cómo reaccionaba, si en algún momento se daba cuenta de que estaba cagando la situación con comentarios que no venían al caso.

Además, cada vez que lo comparo con los novios que tienen mis amigas pienso que tenía cosas mucho más positivas que cualquiera de ellos. Pero ya, tampoco es que lo voy a buscar y le voy a escribir implorándole que me vuelva a aceptar en el facebook. Lo que si es que me queda de lección que no tengo porque rechazar a las personas si no hacen lo que yo creo que van ha hacer.

Yo siempre he idealizado mis relaciones y no puedo evitar imaginar a las personas y darles roles que creo que deben tener. Cuando eso no sucede en la realidad, normalmente me deprimo y finalmente me decepciono tanto que tomo decisiones impulsivas y drásticas como esa vez. Voy a intentar cambiar eso, tener mas paciencia y dejar de obsesionarme con que las cosas salgan como yo quiero que salgan. Digo, hay un gran distancia entre aceptar patanerías y simplemente convivir con la gente. Ser tan radical siempre te va a dejar sola. Hoy ya lo comprendí. Tengo que apreder a tomarme estas cosas menos en serio y vivir un poco mas relajada.

Una canción para pensar en las personas que rechazamos a veces por tonterías.

Una respuesta a “Me equivoqué

  1. Si eres radical, yo soy todo lo contrairo, hay que aprender a equilibrar la balanza. y ver lo positivo de todo, reirnos cuando nos equivocamos y aprender y crecer de nuestros errores. saludos. a nadie le gusta sufrir, pero a veces es necesario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s