C’est fini

Hoy escuché una frase que me gustó mucho: “Cuando cuentas tu historia no sólo estás contando tu experiencia personal, sino también la historia de muchas otras personas”.

Eso de alguna forma me reconforta porque pienso que bloggear no es tanto perder el tiempo, sino botar un poco de lo que ronda por mi cabeza y contrastarlo con los que me lean.

Hace un buen tiempo que superé una experiencia personal negativa que me obsesionó buena parte de mi vida universitaria. Ya tenía harta a mis amigas con mis historias, así que decidí abrir un blog y contarlo todo, cada ínfimo detalle, cada pelo de obsesión que rodeaba a ese chico del cuál no pude ni mencionar su nombre sin que se me encogiera el corazón. Lo disfruté, no lo niego. Fue un placer culposo. De pronto tenía tanto que decir y todo brotaba con fluidez.

No sé que dia fue, ni cómo sucedió exactamente, pero decidí dejarlo atrás. Creo que mi decisión partió fundamentalmente de revisar lo que había escrito y darme cuenta de lo irracional que me había vuelto.

Entonces escribirlo si había servido de algo. Pero eso era parte del camino. La otra parte esa decididamente dejarlo atrás. Decidirme a olvidar, que no fue fácil. Seguí escribiendo de él un buen tiempo, hasta que, tal vez porque me cansé de hablar de él, simplemente ya no me llamaba la atención, ya no quería gastar tiempo en recordarlo, pensarlo, analizarlo. Me harté y lo dejé ir. Solté la cadena y abandoné todos los sentimientos que tenía por él. Me di cuenta de que todo había sido una fantasía en la que me gustaba estar. Acepté mis errores y seguí adelante.

Y todo esto lo escribo por la misma razón por la cuál escribí de él en primer lugar: Alguien en algún lado del mundo que lea este párrafo se va a dar cuenta que su historia no es tan distinta a la mía, y que la obsesión no te lleva a ningún lado mas que al sufrimiento. Sufrir no es querer con ganas. Sufrir es sufrir y punto. A veces pareciera que queremos eso que nos cuesta tanto, pero en serio, ¿hasta cuando uno puede seguir insistiendo?

Hoy esa historia se terminó. La envolví en un paquete que tiré al río.

¿Y tú, lector desconocido, no tienes una historia que también quisieras botar por el inodoro?

3 Respuestas a “C’est fini

  1. Quisiera compartir una experiencia contigo y que aun estoy en el ojo del huracan…como puedo contactarme contigo?

  2. Yo estoy igual sabes? y lo peor es que me sucede mucho!😦 y eso me entristece porque siento que hay algo malo en mi y por eso no se fijan en que existo!

  3. gracias… Sofia.? pude encontrar en algunos parrafos la informacion que tenia que llegar para poder ver con mas claridad. espero que sigas asi tan consciente y sigas ayudando de esta manera, aunque en todo nuestro camino se encuentra Dios y nos da esa mano para salir de toda circunstancia. muchas bendiciones y que Dios te prospere.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s