La coqueta

Maldito sea el momento en que jalé Fisica. Todo iba tan bien, pero tenía que entrar ese deseo kamikaze que tengo de arruinar las cosas, y como decía Mafalda ZAS! jalé fisica de la peor manera. El maldito profesor no me pasó (me faltaban decimales para pasar) porque encima de faltar a clases se me ocurrió en un momento de esos en que el calor me afecta el cerebro, de dibujar la cara del profesor en una hojita de papel y pasarsela a una amiga sentada al costado. Entre risas y risas, el profesor se acerca sigilosamente por detrás y, se pone rojo rojo tomate, tanto así que casi me dio pena…

ZAS! la cagué, y al momento de las notas, no me pasó, y claro, no lo culpo. Por esa falta, y hasta ahora, me he visto condenada a ir TODOS los veranos a ponerme al día en cursos y cursos que arrastro gracias a una caricatura mal hecha.

Por esa razón, -y si quieren, para verle el lado positivo a las cosas- he podido conocer OTRO MUNDO diferente al perteneciente a las personas que por algun misterio del universo han logrado culminar la carrera en 5 años. El otro 90% de nosotros, los LOSERS, todavía tenemos uno o dos años más de penuria, muchos de los cuáles se van a alargar y se convertirán en tres, cuatro e incluso cinco.

Así fue como conocí a H.
No se cuándo fue que H ingresó a la universidad. Nunca se lo he preguntado, pero me lo encuentro en uno o dos cursos de cuando en cuando. Yo creo que entró mucho antes que yo, y que tuvo que dejar la universidad por un tiempo -como muchos- para trabajar.
Primero eran los cursos de calculo, que eran una mierda; luego los cursos de letras e historia que son los que más me gustan, pero que a él le resultaban mas pesados. Luego me salían la ventanita del messenger y un mensaje en clave “OEE hicts lo d histria?????” que traducido es “oye, hiciste lo de historia?” a la una de mañana, siendo la clase ese mismo día mas tarde. “pta sk hy m fui a chpar”, traduccion: “me fui a chupar”, esa era siempre su excusa, pero a mi no me importaba, porque igual le pasaba mis apuntes -no mi trabajo, claro- y le decia en broma: “QUE LA FUERZA TE ACOMPAÑE”. Me ponía un “hajahajkgahjjaja” y luego que se iba a desconectar porque tenía que “concentrarse”.

Al día siguiente llegaba tardísimo, con lentes de sol, una botella de agua y una jaqueca impresionante. Entregaba el trabajo y se pasaba el resto de la hora de la clase durmiendo sobre su carpeta.
Ayer lo vi de nuevo. Estaba en el cumpleaños de una amiga en una discoteca de barranco. Lo saludé y me pareció extraño verlo en otro ambiente que no fuera la universidad, pero seguí toneando. Ya entrados los tragos, estaba bailando en grupo cuando el vino y me jaló hacia un lado, lejos de mis amigas. Yo, en mi ignorancia total, pensé que iba a preguntarme si tenía los apuntes de historia. Pero no, me invitó una cerveza, y me gritó al oído que quería bailar. Me sorprendió, pero acepté la cerveza y seguí bailando. Claro, había notado que esta no era su primera cerveza, sino tal vez la quinta, y que no pensaba parar por nada del mundo. En fin, seguimos bailando, pero había una música electrónica muy mala, así que después de unos cuantos beats repetitivos le dije si quería sentarse. Asintió y nos fuimos a conversar con todo el grupo.

Todo esto hubiera pasado como una anécdota cualquiera de no ser por una chica que compartía clases conmigo y que comenzó a decirle a medio mundo que ibamos a ser la pareja del año. ¿Qué? ¿En qué momento nos habíamos convertido en muñequitos de torta de matrimonio? Casi al instante el grupo de chismosas de la facultad vino a interrogarme de la manera mas ridícula:

ELLAS: ¿Que, están?…

YO: No, nada que ver, somos amigos…

ELLAS: Ah, pero se ven lindos juntos…

YO: Ya… lo tomaré en cuenta.

H, que siempre había tenido un aire de despistado, se hizo el loco con la noticia. Me pareció lo mejor, ¿de donde habían sacado esas cosas tan tontas? Luego, conversando con un amigo, me dijo la verdad sin mas ni más: “Es que estabas bien coqueta ese día”.

Ok, es un cumplido, pero, nuevamente me hago la misma pregunta que me hago todas las noches: ¿Por que RAYOS no me pasan estas cosas con los chicos que me gustan? ¿O será que estoy predestinada a fijarme solo en los idiotas esquivos que me tienen miedo? El amor, queridos, es una vaina…

imagen: http://www.jggweb.com/2006/01/22/ojos/

Una respuesta a “La coqueta

  1. me gusta ver los pitufos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s