El amor apesta

¿Cuando fue la última vez que sintieron ese segundo en que las cosas cambian y se dan cuenta que pueden estar al borde de encontrar a esa persona especial que habían buscado por tanto tiempo? Esa persona con la que hacemos clic y no pum, esa en la que comenzamos a pensar en momento inesperados, esa que nos deja pensando ¿Podría ser? ¿Será o no será?

Esa!

A mi esto del “amor” me confunde rotundamente. Es una de esas cosas que no tiene lógica aunque queramos darle mil vueltas. Probablemente la respuesta a por qué tendemos a ir hacia una u otra persona es tan racional que molesta. Tan racional que es mejor pensar que nos guía el destino, que hay un plan determinado para cada persona y que de seguirlo tal y como lo planteó este Ser maravilloso -que puede ser Dios, dependiendo de la religión o credo al que pertenezcan- vamos a terminar exactamente con quién nos va a hacer felices por siempre.

A veces me gusta pensar que es el destino el que me va a unir con esa persona de la que finalmente me voy a enamorar.

Lo malo de esto de dejar las cosas al destino es que uno aveces es tan imbécil y tan ensimismado que no se percata cuando algo bueno viene. Y dejenme decirles que esas cosas no pasan muy seguido.

La vaina con el amor es que es un sentimiento bien delicado. A veces nos agarra de las pelotas -reales o imaginarias- y no podemos hacer otra cosa que seguirle la corriente. Tan veloz como un beso robado en medio de la fiesta de año nuevo, semi-borrachos, esperando la cuenta regresiva.

Y otras, puede ser un sentimiento que se va cocinando con el pasar del tiempo. Esos son mas difíciles aún, porque una nunca sabe cuando es que pasan de ser amigos o conocidos a “algo más”. Un gesto, un clic y no un pum! sonoro que te remueve la cabeza, no, un “clic” tan delicado que parece haber sido hecho al detalle, a la perfección, haberse forjado en horas de dedicación.

Lo malo es que cuando terminas de ordenar esos sentimientos encontradoe en tu cabeza y comienzas a ver a fulanito de otra manera, ya las cosas se han calmado tanto que no vale la pena volver a prender ese fuego, o alguna p*rra ya se robó tu mecha y no hay nada que puedas hacer al respecto.

Por eso, el amor APESTA.

3 Respuestas a “El amor apesta

  1. A mi me agarraron de las pelotas – imaginarias – la noche de año nuevo. Pero como dices las cosas ya volvieron a la calma y, tras varios traspiés, uno aprende a no tomarse las cosas tan en serio. Y sí pues, uno a veces llega a concluir que el amor apesta.

  2. si!!!!!!!!!!!! estas en lo cierto la neta el amor apesta

    y mas aun por que solo te enamoras mas de la persona que mas te chinga y menos te quiere puta madre es cierto y

    como en eso del amor no haces mas que seguir a tu corazon solo caes una y otra y otra vez. jejeje pero sabes algo todo te sirve en algun momento de tu vida

    hazta lo que algun dia te iso sufrir tanto te servira ya veraz, que cuando se pierde a alguien es por que llegará alguien mejor uffffffffffffffff

    me inspire jeje bye y suerte

  3. el pensar k el amor existe es solo una fantasia x k alo mejor se dice k existe x k lo vives un momento pero cuando termina se acabo esa pequeña fantasia por eso mismo no sirve enamorarse por k asi como en su momento tiene un aroma rico cuando se termina atodos los k lean este mensaje les recomiendo k nunka se enamoren por lo mismo k… bye los vere pronto y arriba el

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s